La exposición al humo de leña está relacionada con la EPOC

Aunque su principal causa es el consumo de cigarrillo, la EPOC también se asocia a la exposición al humo de leña y a la contaminación ambiental.

Una investigación de la Universidad de La Sabana y la Clínica Universidad de La Sabana muestra que a más años de exposición al humo de leña se genera mayor riesgo de padecer la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). El trabajo arrojó mayor riesgo tras 20 años de exposición.

La EPOC es la cuarta causa de mortalidad en el mundo. Es prevenible y tratable; sin embargo, cuando se presenta, tiene un curso crónico y progresivo que afecta la calidad de vida de los pacientes que la padecen.

Aunque la a principal causa de esta enfermedad es el consumo de cigarrillo, en Colombia también se asocia a la exposición al humo de leña y a la contaminación ambiental. La investigación arrojo que a lo largo de los años de exposición al humo de leña se va aumentando el riesgo: para cinco años el riesgo es de 1,11; para 10 es de 1,33, para 15 es de 1,62 y para 20 es de 2,68 (es un nivel de alarma al pasar el rango de 1).

Esta investigación se realizó con 613 pacientes de la Clínica Universidad de La Sabana, de los cuales 101 sufrían EPOC. Para el análisis, se les realizó una espirometría y una curva flujo volumen pre y pos B2, según las recomendaciones de la American Thoracic Society.

La investigación fue realizada por un grupo de estudiantes de último año de Medicina, compuesto por José Eduardo Chaustre, Andrea Catalina Pinzón y César Cardona Montes; Adriana Marcela Rincón Salazar, estudiante de la especialización de Medicina Interna; y el doctor Alirio Bastidas, profesor de la Facultad de Medicina y neumólogo de la Clínica Universidad de La Sabana, con el título de Validez del número de años de exposición a biomasa para el diagnóstico de EPOC.

Esta investigación es importante, dado que, según la American Thoracic Society, “el 50% de todos los hogares en el mundo y el 90% de todos los hogares rurales siguen utilizando el combustible de biomasa (leña y el carbón) como su principal fuente de energía doméstica. Se calcula, que cerca de tres billones de personas alrededor del mundo utilizan este tipo de combustibles para actividades de su vida diaria”.