El modelo interdisciplinario de la Clínica Universidad de la Sabana incluye la observación del paciente por diferentes áreas médicas (Fisiatría, Neurología, Neurocirugía, Neuropediatría, Pediatría y Ortopedia), terapéuticas, de salud mental y de enfermería, las cuales tienen comunicación directa y constante durante todas las fases del proceso de rehabilitación.

Este proceso va más allá de la rehabilitación física, por lo cual, se realiza una evaluación biopsicosocial y se plantean objetivos de tratamiento acordes a las necesidades del paciente y sus familias, de forma individual y personalizada.

Dentro de este proceso la familia es parte esencial, ya que son participes del trabajo médico y terapéutico al empoderarse progresivamente del cuidado y rehabilitación del paciente para su recuperación, a través de capacitaciones y seguimiento a planes caseros.

La modalidad de trabajo en equipo, se traduce en un manejo eficaz y eficiente de la evolución, recuperación y rehabilitación integral del paciente y su familia. Hecho que deriva en un control absoluto sobre las diversas patologías, los problemas que surgen en el curso del proceso de rehabilitación, la medición de la mejoría y el ajuste permanente para brindar el tratamiento adecuado. En este contexto, los profesionales de la medicina y de las otras disciplinas involucradas no actúan aislados sino coordinadamente, para lograr la mejor atención posible, tanto para el paciente como para su entorno familiar.

Volver a menú de Rehabilitación